NASA detectó por primera vez una señal de radio proveniente de una de las lunas de Júpiter | Digital GT
Connect with us

Entretenimiento

NASA detectó por primera vez una señal de radio proveniente de una de las lunas de Júpiter

La señal de radio proveniente de Ganímedes fue captada con la sonda espacial Juno

Published

on

La nave espacial Juno que orbita Júpiter ha descubierto una señal de radio procedente de su satélite natural, Ganímedes. El hallazgo es la primera detección de este tipo de señales que no provienen desde la Luna.

Detalles del clima en las manchas , descargas eléctricas y ciclones de colores inesperados de Júpiter han tenido lugar en los últimos ocho meses, de acuerdo con los datos obtenidos por Juno. Ahora, las sondas espaciales del quinto planeta del Sistema Solar han captado una señal de radio. Misma que proviene de Ganímedes, una de las lunas del gigante gaseoso.

Debido a que la frase “señal de radio” se relaciona inmediatamente con “comunicación alienígena”, la NASA inmediatamente descartó esta posibilidad. Patrick Wiggins, científico de la agencia espacial explicó que lo acontecido “es más una función natural”.

La sonda espacial Juno se movía a través de la órbita de Júpiter, a unos 50 kilómetros por segundo, cuando capturó “la llamada” de Ganímedes. El contacto duró cinco segundos y el satélite estuvo cerca de las regiones polares del planeta.

¿Qué causó la señal de radio de Ganímedes?

La señal de radio proveniente de Ganimedes, una de las lunas de Júpiter, fue captada con la sonda espacial Juno de la NASA
Ganímedes, la luna de Júpiter que emitió la señal de radio (Imagen: Wikimedia Commons)

Los electrones causaron la señal. Los electrones oscilan a una velocidad menor de la que giran. Esto hace que los electrones amplifiquen las ondas de radio muy rápidamente.

El proceso tiene un nombre interesante, inestabilidad del maser del ciclotrón (CMI por sus siglas en inglés). Los electrones que generan la señal de radio también pueden causar auroras en el espectro ultravioleta lejano, que también fue observado por la cámara de Juno.

Debido a que Juno volaba tan rápido, la fuente de la transmisión de radio era de al menos 250 kilómetros para que los sensores la captaran.

Así que, aunque esta vez no fue una transmisión extraterrestre, dice Wiggins, “creo que hay vida allá fuera, pero todavía estoy esperando pruebas que lo comprueben”.

Con información de News Nation Now

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending