El municipio sin homicidios por mas de un año

Según el Ministerio de Gobernación (Mingob), el exitoso resultado es producto de la comunicación integral entre las autoridades del municipio, los líderes comunitarios y agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), así como del respeto de las funciones que cada uno tiene.

San José del Golfo, un municipio ubicado a 28 kilómetros de la ciudad de Guatemala, es un lugar que actualmente se caracteriza por que en los últimos 16 meses no se registra violencia homicida, informó una fuente oficial.

Según el Ministerio de Gobernación (Mingob), el exitoso resultado es producto de la comunicación integral entre las autoridades del municipio, los líderes comunitarios y agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), así como del respeto de las funciones que cada uno de estos actores tiene.

También te puede interesar:

“La comunicación y la confianza en las autoridades han sido claves para mantener la tranquilidad, todos nos conocemos y no dejamos que cualquiera venga a vivir aquí. Antes de vender un terreno o alquilar una casa, se investiga primero que las personas no estén involucradas en hechos ilícitos. Tenemos una cultura de denuncia, conocemos plenamente a nuestros policías, respetamos su labor y estamos satisfechos con la misma”, explicó Rony Pinto, líder comunitario.

Julio Quintanilla Maldonado, docente de la comunidad, señaló que otro de los factores que han contribuido a la reducción de las muertes violentas es el involucramiento de los padres de familia y los maestros en las actividades preventivas que realiza la PNC para fomentar los valores en los niños y adolescentes.

“Nosotros creemos que la PNC es un instrumento muy importante para lograr la convivencia armónica y pacífica entre los vecinos de todas las comunidades, por esa razón hemos coordinado charlas educativas con los agentes para que los niños conozcan la función de la Policía, se fomente el trabajo conjunto y se borre la imagen negativa de esta institución”, dijo.

Para el alcalde José Rocael Chamalé, la educación y la cultura también son fundamentales para lograr la seguridad en el área, viéndose reflejadas en el trato cordial que mantienen los ciudadanos con la Policía, lo cual representa un buen ejemplo para los niños.

“Aquí fomentamos la cultura, los padres seguimos enseñando los principios morales que nuestros padres nos inculcaron, y eso, aunado al apoyo y esfuerzo de la Policía, ha permitido que seamos un municipio sin altos índices de delincuencia”, aseguró el jefe edil.

Continuar con el trabajo

La subestación de la PNC, ubicada a unos dos kilómetros de la entrada de la demarcación, frente al Palacio Municipal, está conformada por ocho agentes, dirigidos por la inspectora Elisa Bardales, quien comentó que el trabajo conjunto con la población ha sido determinante para evitar que delincuentes de las áreas rojas que colindan con este lugar cometan delitos en el municipio.

“Tenemos diferentes medidas, como evitar la venta de bebidas alcohólicas después de las 22:00 horas, patrullajes constantes, aplicamos el Plan Puerta a Puerta con los vecinos, impartimos charlas preventivas para fomentar la denuncia, con las cuales hemos evitado hechos como los linchamientos, volviendo a la población más preventiva que reactiva”, dijo Bardales.

La inspectora explicó que la reducción de muertes violentas es un logro incipiente, ya que entre las metas está seguir impactando a la delincuencia, disminuyendo los delitos más frecuentes que se cometen en el lugar, como la siembra de marihuana, el robo de motocicletas y la portación de arma de fuego.
“Siempre que se trabaje en armonía con la comunidad, es posible disminuir la delincuencia en cualquier lugar”, puntualizó.